Jalpa de Cánovas                 

Haz clic aquí para editar el subtítulo.

           

El regreso de los Braniff a México 

De izquierda a derecha: Pascual Orozco, Oscar Braniff, Pancho Villa, Giuseppe Garibaldi Jr.

Biblioteca del Congreso


(Fragmento del libro La Burguesía Mexicana: El Emporio Braniff y su partipación política 1865-1920,autora: María del Carmen Collado Editorial Siglo Veintiuno. pp. 160-163)


La presente investigación concluye con el retorno de los Braniff a México. Los datos que tenemos a partir de entonces, 1920, son muy aislados, no obstante nos sirven para darnos una idea de su reacomodo en la sociedad posrevolucionaria.(p.160)

 

México presentaba ya condiciones favorables para el retorno de los exiliados. A partir de 1920 empezaron a volver algunos de ellos, entre los que se contaron los Braniff, e iniciaron su reacomodo en la sociedad posrevolucionaria. Aunque debido a la lucha civil las propiedades e intereses de la familia se vieron afectados por el deterioro general que sufrió la economía, su capital siguió siendo respetable. (pp.161-162)

 

Oscar Braniff mostraba preocupación porque se cumpliera el artículo 27 en el sentido de indemnizar a los hacendados de acuerdo al valor catastral de sus propiedades.El proponía que se hiciera un nuevo avalúo con peritos especializados que fijaran el valor real de las propiedades, pues de otra manera los hacendados perderían mucho dinero. Además pedía que las tierras no se les regalaran a los "indios" sino que se les vendieran, como garantía para que sólo las obtuvieran los que estuvieran interesados en trabajarlas. Finalmente hacía una ardiente pero discutive defensa de los hacendados, alegando que no era cierto que éstos esclavizaran a los peones puesto que sus salarios estaban regidos por la ley de la oferta y la demanda. Lo que Oscar no veía, o no quería ver, era que daba la monopolización de la tierra y el excedente de mano de obra, los salarios de los peones eran fijados arbitrariamente por los hacendados. (pp.162-163)    

 

Oscar Braniff, el más perspicaz de la familia, se daba cuenta de que el fraccionamiento de los latifundios vendría tarde o temprano. Por ello decidió dividir por su cuenta la hacienda de Jalpa, antes que el gobierno se la expropiara. En 1931 se inició el fraccionamiento de la mencionada propiedad por parte de sus dueños Oscar Braniff y Guadalupe Cánovas. La subdivisión de Jalpa la realizaron por separado debido a que el matrimonio de Oscar y Guadalupe se disolvió en 1923. Como estaban casados por el régimen de sociedad conyugal, la hacienda se dividió en dos partes. A Guadalupe le tocó la fracción conocida como hacienda de Jalpa y a Oscar la del Tecolote y San Angel. Según consta en los archivos de la Secretaría de la Reforma Agraria, los dueños se valieron de un fraccionamiento simulado para seguir explotando esta riqueza. Los títulos de propiedad de la hacienda se encuentran a nombre de 27 personas distintas, para un total de 4,446 hectáreas, todas ellas de muy buena calidad. Según se afirma en los expedientes relativos a Jalpa, los vecinos del lugar no concoen a ninguno de los nuevos propietarios y el único dueño que existe es Oscar Braniff.  (p.163)

 

  

Información de la autora:

 

María del Carmen Collado es historiadora; realizó estudios de maestria en Ciencia Política en la Universidad de los Andes, Venezuela, y en la actualidad se desempeña como investigadora en el Instituto de Investigaciones Doctor José María Luis Mora. Además de diversos artículos sobre el porfiriato y Centroamérica, ha publicado Y nos fuimos a la Revolución y La delegación Benito Juárez, recorrido histórico.

 

 

 

 

 

 

Oops! This site has expired.

If you are the site owner, please renew your premium subscription or contact support.