Jalpa de Cánovas                 

Haz clic aquí para editar el subtítulo.

Sangre y Corazón de un Pueblo
"¿Con qué palabras humanas se puede describir esta historia, contar lo inaudito, testimoniar lo inhumano?¿Para qué sirven las palabras, la memoria, la relación de estos hechos, para que no se repitan, o más bien para que los mártires y las víctimas de estas tragedias nos hablen y nos ayuden a comprender mejor el destino del hombre y de la vida? ¿Para ayudarnos a acercarnos como cristianos al hecho fundamental de nuestra fe que es Cristo mismo y su persona y todo lo que ello lleva consigo?" Así reflexiona el autor.

 

Son casi 2,000 páginas en dos gruesos tomos. Se trata sobre los mártires mexicanos, canonizados, beatificados y los que aún no han sido reconocidos oficialmente.  El Señor Cardenal don Juan Sandoval Iñiguez ha promovido la publicación de esta obra y la presenta con gran satisfacción. Dice él que es un estudio muy serio, pues tiene como base los documentos de los archivos vaticanos. Inspirado en las actas de las causas, con los testigos juramentados, como están allá, comenta. Es pues grandemente confiable.

 

 

Pueblos que se levantaron en armas para
defender su libertad.
 

 

  

El autor, P. comboniano Fidel González Fernández, es un especialista en los temas de Historia de la Iglesia. Nació en Aller, Asturias, España, el 15 de abril de 1943. Con gran experiencia misionera en distintos países, incluyendo de América Latina. Graduado en periodismo, archivista, historia. Maestro en distintas facultades de Roma, España y México. Autor de muchos libros sobre temas de Historia de la Iglesia, de temas guadalupanos y, sobre todo, de temas sobre el acontencimiento cristero de México, particularmente en el tema de los mártires de esa época. Consultor y colaborador en los procesos para la causa de los santos de la persecución en México.

 

Su bibliografía en riquísima. Presenta un grueso legajo de citas. Son más de cuarenta páginas de documentos y de obras. Eso da una idea que se trata de alguien que ha profundizado en el tema, que le es familiar, que sabe lo que dice.

 

Una satisfacción especial es encontrar, al inicio de la página 58:

 

González Orozvo Juan Carlos.

Anacleto González Flores y el conflicto de 1926-1929,

disertación para obtener la licenciatura en Historia eclesistica

en la Pontificia Universidad Gregoriana, bajo la dirección del

Profesor Fidel González Fernández. Roma 2000.

Qué honor por este reconocimiento del mismo maestro del P. Juan Carlos de San Juan de los Lagos, entre tantos otros autorires y estudiantes.

  

 

 

El autor agradece a muchas personas su colaboración, al Señor Cardenal don Juan Sandoval, dice que sin su colaboración no habría sido posible esta obra. Al Señor Cardenal Norberto Rivera Carrera. A muchos otros sacerdotes y seminaristas, de Guadalajara y Roma.

 

"También soy deudor a mis antiguos alumnos... el padre Juan Carlos González Orozco, de la diócesis de San Juan de los Lagos, por su trabajo Anacleto González Flores."

 

El Señor Cardenal don Juan Sandoval Iñiguez hace el prólogo de la bra. Cita al papa Juan Pablo II.

 

" El siglo XX, surcado por enormes tragedias, ha sido un siglo de mártires". Es, la persecución resultado de los totalitarismos y de la ilustración racionalista del siglo XVIII que genera sueños utópicos en los dos siglos siguientes que violentan la naturaleza himana. Ahí ubica la persecución en México por los primeros cuarenta años del siglo XX.

 


Hacienda del Comedero, todas estas fincas eran
cuarteles para los federales y prisiones para
los cristeros.
 

 

 

 

Recuerda la bellísima ceremonia del estado Jalisco, el 20 de noviembre de 2005, para la beatificación de Anacleto González Flores y doce compañeros. El mismo reconoce que los beatificados no son los únicos, se cuentan por centenares. Sacerdotes y campesinos humildes.

 

Los intentos de las distintas corrientes de la ilustración, el liberalismo, el socialismo han atacado al pueblo y llevan la intención de deshacerse de la presencia histórica de la Iglesia.

 

Está claro qeu siempre se está planteando al hombre una disyuntiva, o se somete al poder humano haciéndose su esclavo o reconoce a Dios como origen único de las cosas para encontrar en El la realización de su libertad. La libertad está en la religiosidad!

 

La única frontera a la dictadura del hombre sobre el hombre, la única objeción a la esclavitud del poder es la libertad religiosa. Para vivir la libertad se debe pertenecer al pueblo de Dios, a la Iglesia. Nosotros también pertenecemos a este pueblo, por lo que la memoria de su historia es condición indispensable para vivir bien el presente y construir el futuro.

 

Los mártires estaban apoyados por ese sentido de pertenencia a este pueblo. Esto se vivió en México de manera intensa. Los mártires eran fuertes en lo que tenían:Cristo y la pertenencia a La Iglesia. Luego cita el autor:

 

 

 

 

Los mártires muestran que Jesucristo "está vivo en una sociedad de donde se le ha querido siempre desterrar o al menos reducir a momentos periféricos de folklore. Esta es la clave para la lectura de esta historia de martirio, una de las más apasionadas del siglo XX."

 

Guadalajara, Jalisco. 25 de marzo de 2008

 

+ Juan, Cardenal, Sandoval Iñiguez.

Arzbisop de Guadalajara.

 

Para empezar el autor ubica la cronología general de México, empieza en 1810 cn los primero movimientos de Independencia. Ahí paso a paso se va descubriendo como el poder humano va hospitalizando a la Iglesia. NO empezaron las cosas con Calles, Venustiano Carrranza acusa, dolorosamente, al clero de la muerte de Madero.

 

En enero de 1914 tuvo lugar la solemne consagración de toda la República Mexicana al Sagrado Corazón de Jesús, promovida por el episcopado mexicano en la catedral de México donde resonó por primera vez el grito de VIVA CRISTO REY!

 


 

 

 

 

En agosto de 1914, en México los carrancistas, a diferencia de los zapatistas que se confesaban católicos, saquean las iglesias, detienen a los sacerdotes, exigen fuertes rescates y contribuciones imposibles a obispos y sacerdotes, ocupan edificios de la Iglesia y templos.

 

El 24 de junio de 1914, al arzobispo de Guadalajara, Orozco y Jiménez, es obligado a exiliarse en los E.U.A., debido a la persecución carrancista. En febrero de 1915 se encontrará en Roma.

 


Victoriano Ramírez,
El Catorce

 

 

 

 

 

 

El 12 de febrero de 1915, Obregón exige al clero que le entregue un millón, al no conseguirlo se llevó a 168 sacerdotes de rehenes.

 

En marzo de 1915, los carrancistas confiscan el seminario de México y lo suprimen. Persecución violenta contra la Iglesia en todo el país. Quieren eliminar a los católicos de la vida política, pero además, borran todo influjo de la Iglesia y del catolicismo en la vida de México.

 


Cecilio Valtierra, buen cristiano de Jalpa,
colaborador de los sacerdotes en la cristera,
escribió interesantes relatos de ese tiempo.

 

 

 

El 28 de abril, en Michoacán, se confiscan las escuelas católicas, y se prohíbe toda intervenci en el campo educativo.

 

En 1915 y 1916 llegan a México numerosas sectas protestantes desde E.U.A. apoyadas por los nuevos gobernantes. El gobernador de Durango cierra todas las escuelas católicas.

 

En noviembre de 1916, el arzobisop Orozco y Jiménez vuelve a su diócesis de Guadalajara. Se desata una nueva persecución contra él y su clero.

 

El 5 de febrero de 1917 se promulga la nueva Constitución. Sostiene las posturas básicas de la de 1857. Está contra la Iglesia en la educacióm, le niega la personalidad jurídica. El estado establece todo lo relativo al culto y sus ministros. Se intensifica la persecución con visos de la legalidad. El 15 de junio de 1917, carta del papa Benedicto XV en apoyo a los obispos mexicanos, casi todos exiliados, que demandan su carta pastoral desde Acordada, Texas.

 

En Jalisco hay que mencionar de manera especial a muchos que crean varios movimientos de militantes católicos; entre ellos destacan los abogados y futuros mártires Anacleto González Flores y Miguel Gómez Loza.

 

Es pues México, su historia, es la Iglesia y su caminar tambaleante por los escollos del camino. Conocer la historia es la clave para enfrentar el futuro.

 

 

Escrito por: Oscar Maldonado Villalpando.

 

 

 

 

 


 

Oops! This site has expired.

If you are the site owner, please renew your premium subscription or contact support.