Jalpa de Cánovas                 

Haz clic aquí para editar el subtítulo.

Llenan de música parroquia

 VERÓNICA VALADEZ / Publicada el 30/07/2013 (Periódico a.m.)

  

  El director de Casa de la Cultura de Purísima, Gerardo Reyes, les hace entrega de un merecido reconocimiento a los participantes. FOTO: ESPECIAL


En la bella parroquia de Jalpa de Cánovas fue presentada la música de cámara a través del grupo denominado “Dos contra uno”, una combinación poco convencional dentro de la música clásica que atrajo a un sinnúmero de personas que se dieron cita para vivir este bello espectáculo.


Fueron en total dos contrabajos solistas y un piano quienes presentaron este trabajo musical a cargo de Rodrigo Mata, que presenta música guanajuatense, pero ahora lo hizo esta combinación con la inquietud de interpretar la música de concierto para contrabajo.

El evento fue llevado al Pueblo Mágico de Jalpa de Cánovas a través del Instituto Estatal de la Cultura en coordinación con la Casa de la Cultura de Purísima del Rincón, que dirige el maestro Gerardo Reyes, quien estuvo presente en esta noche para dar la bienvenida a la concurrencia.

En esta espectacular presentación estuvo como pianista Jacobo Cerda, originario de la Ciudad de México que ha sido compositor e intérprete de importantes obras, además de ser instruido por importantes maestros como Eugenio Toussaint y Vladimir Curiel.

Le acompañó en el contrabajo Rodrigo Mata, quien es egresado de la Universidad de Guanajuato y ha tomado clases con maestros como Bertram Turetzky, Thierry Barbem Christine Hook, entre muchos otros, además de haber participado en orquesta como la Sinfónica de Aguascalientes y la Calgary Youth Orchestra en Canadá.

“Dos contra uno”, también estuvo integrado por Enrique Aguilar Canuto, en el otro contrabajo, siendo parte de su curriculum el haber tocado con la filarmónica de Chihuahua y participado en la Camerata de Torreón, además de tomar clases con maestros de talla nacional e internacional.

El concierto en esta noche tuvo una duración aproximada de una hora, interpretando bellas melodías como los valses 3, 10, 11 y 12 de Domenico Dragonetti, para contrabajo solo, así como “El gordo triste” de Astor Piazzola; de Serge Koussevitzky “Allegro-alla breve”;

“Andate”, y “Suite al estilo antiguo” y “Preludio” de Hans Fryba.